Se encuentra usted aquí

Calefacción por electricidad o gas natural

duracion del proceso de instalacion de gas natural en mexico

Mantener un hogar a una temperatura agradable en invierno es una prioridad para muchos, sin embargo es uno de los aspectos que más consumo genera. Por eso es muy importante escoger el tipo de calefacción que más se ajuste a las necesidades individuales y también al bolsillo. Si la calefacción será para una familia grande, un negocio o una casa habitación, son factores a considerar para decidir qué tipo de calefacción es la mejor para cada caso.


Gas natural

El gas natural es uno de los combustibles más baratos comparado con otros tipos. Obviamente para considerar este tipo de energía para calefacción en el hogar, primero es necesario estar seguro que la ciudad cuenta con distribución y que la vivienda está conectada a la red.

Los calefactores de gas están diseñados para mantener caliente cada espacio de la casa. La mayoría de los calefactores que usan gas natural cuentan con analizador atmosférico, el cual permite analizar en todo momento los niveles de C02, evitando intoxicaciones. También los modelos más modernos cuentan con un cierre automático de la válvula al apagarse el piloto, evitando fugas, por eso son muy seguros.

Las tecnologías que usan los calefactores de gas pueden ser radiantes, resistencias o flama azul. Adicionalmente las tecnologías más nuevas ofrecen aparatos que pueden calentar la casa y proveer de agua caliente en un solo aparato, estos sistemas requieren de una instalación especial, pero son más eficientes y representan un ahorro a largo plazo.

Electricidad

Este tipo de calefacción normalmente es la opción para aquellas personas que rentan la vivienda y no desean hacer una instalación, pero a cambio es una forma de calefacción más costosa, porque la electricidad es una energía más cara que el gas natural. Los aparatos más comunes de calefacción eléctrica son suelo radiante, bomba de aire, por acumuladores, convectores, termoeléctricos y calderas con radiadores de aire.

Obviamente esta forma de calefacción tiene sus ventajas, por ejemplo, no consume oxígeno y por lo tanto no emite gases contaminantes, su mantenimiento es relativamente sencillo, porque solo requieren una limpieza periódica del filtro.

Aunque hay modelos que ahorran energía y puedes usarlo solo cuando sea necesario para ahorrar en el consumo, definitivamente la electricidad siempre es más cara. En calentadores eléctricos también hay modelos que son mixtos, es decir son calefacción ambiental y calientan agua para el baño.

Costo

Siempre se debe tener en consideración la inversión inicial, para las alternativas eléctricas, la instalación es mucho más barata, además es, en muchos casos más sencilla. Para cualquier calefacción eléctrica se necesita tener un soporte que solo se logra con la instalación eléctrica adecuada.

Pero de nuevo a largo plazo las facturas de consumo son más elevadas. La calefacción eléctrica es recomendable para hogares pequeños o bien para hogares en climas cálidos, porque no se requiere de tanto tiempo para calentar las habitaciones.

Aquí un ejemplo de un calefactor eléctrico para un espacio pequeño.

La calefacción de gas suele ser un poco más elevada, debido a que requiere de instalaciones especiales y mano de obra profesión, sin embargo la inversión se ve compensada por las facturas de consumo menos costosos y además es una forma muy eficiente de calentar espacios grandes o casas en climas mucho más fríos. Aquí algunos ejemplos de calefactores a gases domésticos y comerciales.