Se encuentra usted aquí

Instalar gas natural en tu hogar

como instalar gas natural en casa

El gas natural tiene muchos beneficios. Y cada día hay más hogares en México que deciden cambiar a este tipo de energía, más limpio y seguro. Si en tu colonia ya hay servicio de gas natural, solo se debe hacer una instalación subterránea para conectar tu hogar a la red de suministro. Este proceso lo hacen técnicos especializados de la empresa con la que contrates el servicio.

La instalación no es para nada complicada y en cuanto a la estufa y el boiler, solo es necesario ajustar las espreas para que la combustión y la flama se den de manera correcta. Notarás de inmediato que la flama del gas natural es mucho más limpia que la del gas LP. También es importante que pidas que se calibren los medidores al técnico que instalará tu gas natural para asegurar que pagarás solo lo justo.


¿Cuánto cuesta instalar gas natural en tu casa?

La Secretaría de Energía tiene a la CRE (Comisión reguladora de Energía) como la encargada de regular los precios, términos y condiciones para la instalación y venta de gas natural. Todas las compañías que venden el servicio cobran una cuota por instalación que va desde los $3,000 a $6,000 pesos aproximadamente.

Algunas empresas ofrecen el financiamiento con cargo al recibo mensual, como ayuda a la instalación de gas. Esta tarifa se cobra únicamente si no hay ninguna instalación previa.

Si en tu casa ya hay instalación de gas natural y solo hay que ajustar los aparatos de consumo por un costo promedio de $350 pesos y tendrás que pagar una reconexión de aproximadamente $450 pesos. Es muy sencillo contratarlo, solo debes contactar al distribuidor local, llenar una solicitud de servicio y una vez aprobada, firmas tu contrato y el técnico hará la instalación correspondiente.

Para el agua caliente y la calefacción es necesario comprar una caldera de gas, para la que también existe financiación.

¿Qué diferencia hay con el gas LP?

El gas natural tiene ventajas importantes sobre el gas LP:

  • Es amigable con el medio ambiente: el gas natural se considera un tipo de energía no toxica, no contamina.
  • Es menos peligroso: el gas natural se extrae del subsuelo y es llevada a los hogares por medio de tuberías de acero y polietileno, que son materiales altamente resistentes, incluso en zonas sísmicas, como México. En caso de fuga el gas natural se dispersa rápidamente. Esta odorizado con Mercaptano para detectar fácilmente cualquier fuga.
  • Es más cómodo: llega a tu hogar de forma constante, no hay necesidad de llamar a la pipa o cambiar el cilindro. No te llevaras desagradables sorpresas por quedarte sin gas en pleno fin de semana, por ejemplo.
  • Es más económico: a largo plazo, representa un ahorro de entre el 30 y el 40% frente al costo del gas LP. Aunque es verdad que la instalación es un poco más costosa, el ahorro contante compensa este gasto.

También existen algunas pequeñas desventajas en el gas natural, una de ellas es que el gas natural se rige por precios internacionales, mientras que el precio del gas LP esta subsidiado.

¿Tener agua caliente usando gas natural es igual que con gas LP?

La respuesta es sí, el gas natural funciona de la misma forma que el gas LP. Funciona en todos los aparatos comunes de tu hogar como estufas, incluso las de encendido eléctrico, en hornos, en calentadores de agua (boiler), en secadoras, lavadoras y lavavajillas y en calentadores.

Así que no necesitas comprar aparatos nuevos cuando contrates tu suministro para calentar el agua con gas natural. Solo es necesario un pequeño ajuste en tu boiler y te recomendamos usar un boiler ahorrador.

Tener gas natural en tu hogar es seguro, económico y cómodo, solo debes asegurarte de darle el mantenimiento adecuado a tus instalaciones y aparatos. Una revisión general cada 5 años es la norma recomendada, pero en caso de detectar alguna fuga o funcionamiento anormal, debes llamar de inmediato al técnico especializado.