Se encuentra usted aquí

Tarifa DAC (De Alto Consumo) CFE

que es la tarifa dac y como cambiar a otra tarifa de gas en mexico

En México la CFE (Comisión Federal de Electricidad) aplica diferentes tipos de tarifas domésticas de acuerdo al número kwh que se consumen al bimestre. Es importante saber en qué tipo de tarifa se encuentra el consumo bimestral, porque en México la mayoría de los usuarios reciben un subsidio en el consumo de energía eléctrica.

Sin embargo, si un consumidor presenta un consumo mayor a los 3000 kwh al año, es decir un consumo bimestral igual o mayor a 500 kwh cada bimestre, la tarifa DAC se aplica de forma automática.


¿Cómo saber en qué tarifa está tu consumo?

La CFE expide una factura bimestral de acuerdo a la lectura del medidor. En la web oficial se pueden consultar las tarifas domésticas de gas vigentes, al igual que las tarifas DAC.

El subsidio es la parte que paga el gobierno por el consumo de electricidad, pero si un consumidor muestra un historial de altos consumos, el gobierno retira este subsidio y entonces aplica la tarifa DAC. Esta tarifa es la más alta o la más cara aplicable por cada kwh, es alrededor de 5 veces más cara que la tarifa básica (Tarifa 1 Básica) que es de 150 kwh bimestral.

En este enlace se puede consultar los acuerdos para las zonas del país más cálidas en verano, debido al uso de aires acondicionados, en esas zonas en específico aplican otros subsidios y ayudas del gobierno.

La tarifa DAC se aplica sin dar aviso al usuario, por eso cuando llega una factura mucho más elevada que las habituales, suele ser una sorpresa desagradable para los consumidores.

¿Cómo dejar de pagar tarifa DAC?

Normalmente si el consumo ya está dentro de la tarifa DAC puede tomar algún tiempo bajar el consumo de electricidad a niveles normales, esto se debe principalmente al tipo de aparatos eléctricos y las prácticas de consumo poco ahorradoras. En algunos casos, no son los hábitos de consumo, sino un problema en la instalación de la vivienda o aparatos dañados, por eso se puede pedir a un técnico especialista que revise la instalación.

Una excelente forma de empezar a reducir el consumo es cambiando los aparatos eléctricos por unos más nuevos y eficientes, especialmente el refrigerador, el microondas, la lavadora.

Cambiar los focos por unos ahorradores de energía y generar hábitos ahorradores, como apagar la luz al salir de una habitación, no mantener la puerta del refrigerador abierta más de lo necesario, no mantener enchufados aparatos que no estén en uso, mantener limpios focos y lámparas, apagar la computadora y pequeños cambios como estos pueden hacer una diferencia. Hay que llevarlos a la práctica todos los días, en toda la casa.

Sin embargo, lo más recomendable es tratar de cambiar los aparatos que sean eléctricos por unos que funcionen con energías más baratas como el gas natural. Estos aparatos pueden ser, el horno, el boiler, las calderas, radiadores y calefactores, la estufa y la secadora por ejemplo.

El gas es mucho más económico que la electricidad y en muchos casos los aparatos son incluso más eficientes que los eléctricos.

También se puede optar por un sistema de calefacción o de generación de energía alternativo como gas, energía solar o eólica donde te sea posible.